La Comunidad Nikkei

La Colmena fue seleccionada como la primera colonia japonesa en Paraguay en 1936. Hasta 1941 continuaron arribando grupos de inmigrantes, y en total, ingresaron 132 familias – 890 personas, al territorio de La Colmena. En este primer periodo, los inmigrantes lidiaron con tupidos bosques y habilitaron tierras para el cultivo de rubros agrícolas: algodón, cítricos, arroz, caña de azúcar, entre otros.

Posteriormente, como consecuencia de la participación del Japón en la Segunda Guerra Mundial, la colectividad Nikkei de La Colmena fue intervenida durante once años, hasta que en 1952, el parlamento paraguayo ratificó el tratado de Paz con la nación oriental poniendo fin al régimen intervencionista.

Durante la posguerra, en 1952, el gobierno paraguayo autorizó la llegada de 120 nuevas familias de inmigrantes. Tras la Segunda Guerra Mundial fue necesaria la reconstrucción de las colonias, por lo que en 1954, llegó un nuevo grupo de inmigrantes de La Colmena, pero el agotamiento de las tierras propició el arribo de un segundo y último grupo de seis familias a esta zona. No obstante, en 1955, el sur del Paraguay recibió a seis familias japonesas, propiciando el inicio de sucesivas inmigrantes.

Por primera vez, en 1960, los agricultores japoneses lograron el envío a Japón de 360 toneladas de soja producida en Paraguay. Este hecho sirvió para la ubicación del grano como un rubro exportable dentro de la economía local.

En 1963, llegó a la Colonia Yguazú un nuevo grupo de inmigrantes procedentes del Japón. En dicha comunidad fue posible aplicar todas las experiencias acumuladas desde la primera incursión al país.


Fuente: Federación de Asociaciones Japonesas en el Paraguay