Ceremonia por la Paz Mundial en Nagasaki

Comunicado de Prensa

 La estatua de la Paz es un símbolo de Nagasaki que le ha hecho convertir en una ciudad de la Paz, fue creado por el escultor japonés Seibo Kitamura (nacido en esta ciudad).

La estatua de la Paz es un símbolo de Nagasaki que le ha hecho convertir en una ciudad de la Paz, fue creado por el escultor japonés Seibo Kitamura (nacido en esta ciudad).

Embajador Raúl Florentin Antola con el Diputado y Presidente de la Liga Parlamentaria Paraguay-Japón, Señor Takeo KAWAMURA.

Embajador Raúl Florentin Antola con el Diputado y Presidente de la Liga Parlamentaria Paraguay-Japón, Señor Takeo KAWAMURA.

Nagasaki conmemoró el pasado 9 de agosto los 75 años del lanzamiento de la segunda bomba atómica, tres días después de la de Hiroshima. En un acto organizado por la ciudad de Nagasaki al sur de Japón, participaron varias autoridades del Gobierno de Japón, Parlamentarios de la Dieta de Japón, así como varias otras autoridades regionales y miembros del Cuerpo Diplomático. Paraguay estuvo representado por el Embajador Raúl FLORENTIN ANTOLA.

Durante el evento, el alcalde de Nagasaki, Tomihisa TAUE, solicitó a todos los Gobiernos de los diferentes países que aún no ratificaron el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares que lo hagan en la brevedad, a fin de que la historia no vuelva a repetirse.

El primer ministro japonés, Shinzo ABE, quien también participó en este acontecimiento histórico, reiteró su compromiso por un mundo sin armas nucleares. Destacó que las tragedias de Hiroshima y Nagasaki no deben repetirse jamás. Japón tiene la misión de avanzar hacia un mundo sin armas nucleares, declaró.

Japón ha suscrito el Tratado para la No Proliferación Nuclear, pero aún no ha firmado el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares firmado por 122 Estados miembros de la ONU en 2017. Solo faltan siete para llegar a los 50 países necesarios para que entre en vigor.

Nagasaki recordó con este evento a los 70.000 muertos que dejó la bomba y a los «hibakusha», como se conoce a los supervivientes de la bomba que luchan contra el olvido.