Política de Atracción de Inversiones

Incentivos a las Inversiones Extranjeras Legislación Relacionada a Inversiones

Política de Atracción de Inversiones

La República del Paraguay posee una política abierta a la atracción de inversiones extranjeras que deseen radicarse en el país.

La Constitución Nacional en su artículo Nro. 107, establece que toda persona tiene derecho a dedicarse a la actividad económica lícita de su preferencia, dentro de un régimen de igualdad de oportunidades.

Asimismo, la Ley de Inversiones (No 117/91) establece los siguientes principios:

  • Igualdad: La inversión extranjera recibe el mismo tratamiento que la nacional. No se admite, en consecuencia, la imposición de condiciones o tratamientos discriminatorios ni más favorables a los inversionistas extranjeros y o nacionales.
  • Derecho de propiedad: Los inversionistas nacionales y extranjeros pueden adquirir bienes en el Paraguay, sin ninguna otra limitación que las establecidas en la Constitución y las Leyes.
  • Libertad cambiaria: Se garantiza el ingreso y salida de capitales, la remisión al exterior de dividendos, intereses, comisiones, regalías por transferencia de tecnología y otros conceptos sin restricciones, con la salvedad de que todas las operaciones de cambio, remisiones o transferencias estarán sujetas a los tributos establecidos en la Ley.
  • Libre contratación de seguros de inversión en el país o en el exterior.
  • Libre comercio: Se garantiza el libre comercio que comprende:
    • La libertad de producción y comercialización de bienes y servicios en general,
    • La libre fijación de precios, a excepción de aquellos bienes y servicios cuya producción y comercialización estén regulados por la Ley, y;
    • La libertad de importación y exportación de bienes y servicios con excepción de aquellos prohibidos por la Ley.

Pero estas garantías están sujetas a que los inversores, tanto nacionales como extranjeros, cumplan tanto el Régimen Tributario como con el Régimen del Trabajo y de Seguridad Social vigentes en el país.

  • Universalidad: Las inversiones extranjeras son bienvenidas en todos los sectores de la economía, salvo las excepciones establecidas en las leyes específicas locales como ser: el sector de hidrocarburos, minería, telecomunicaciones, forestal, entre otros que requieren permisos, licencias o concesiones especialmente otorgadas por la autoridad.
  • Automaticidad: Salvo las excepciones mencionadas arriba, los inversionistas extranjeros están autorizados a invertir en los demás sectores de la economía sin que para ello sea necesario obtener una autorización previa, a menos que se trate de algún tipo de inversión sujeta a régimen especial. En cuyo caso, el inversionista deberá sujetarse al régimen previsto para las mismas.